El graffiti en mi vida

Aún recuerdo esa tarde sentada en la oficina de la revista donde laboraba, esperando la junta editorial de ese día. Nuestra directora llegó y lo primero que pidió fueron temas para los siguientes números. Mi vista daba al periférico y observando los signos ilegibles y sin sentido que tapizaban sus paredes sin pensarlo sugerí: “Y sí hablamos del graffiti, por qué pintan los chavos”. La directora me miró y dijo: “Hazlo”.

No sabía en la que me había metido, jamás había visto a nadie pintando, no sabía ni por donde empezar. En esa época en internet sólo había información de Estados Unidos y algo, muy poco, de Europa, así que debí empezar desde cero. Mi hijo, en ese entonces de 14 años estaba muy atento a mis avances sobre el tema y el me llevó al Chopo donde vendían revistas hechas por los mismos graffiteros, lo primero que llamó mi atención fue la gran demanda que estas revistas tenían entre los jóvenes, parecía que las estaban regalando, pero no, tenían un costo. Ahí tuve mi primer contacto con graffiteros como Joshua, Aser7, Aztec… Estaba a punto de entrar en un mundo que nunca hubiese imaginado y de conocer personas muy interesantes e increíbles, la comunidad del graffiti fue y sigue siendo para mí todo un descubrimiento! De ahí vinieron las primeras invitaciones a expos y mi relación con más jóvenes escritores como Humo, Sketch, Kráter, Reak, Koka, Yuka, Panic, Basic, Dita, Basia, Mona… y muchos, muchos más… imposible nombrarles a todos! Así lo que comenzó como parte de un trabajo se convirtió con el tiempo en el placer de convivir con la comunidad graffiti, además el colorido, los atractivos e inusuales diseños así como los mensajes directos, irreverentes y críticos terminaron por conquistar mi atención.

Es un gran privilegio gozar de la amistad de escritores de graff porque siempre tienen algo que decir, después de todo su peculiar forma de expresión es un grito pictórico, un decir: “Aquí estamos!” En medio de una sociedad globalizada que trata de ignorar a todos aquellos que son diferentes y que no cuadran con su prototipo de “gente bien” o de “gente exitosa” el graffiti con su voz rebelde está hoy más vivo que nunca…

Paty Guevara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *